Clases

Pre-ballet

En Irantzu Gonzalez Dantza Eskola, ofrecemos clases de pre-ballet para niños y niñas de 4 años, donde se sienten dantzaris por primera vez y adquieren, poco a poco, las bases de la danza clásica. Además de pasárselo súper bien con nuestras profes.

Las clases de pre-ballet son una herramienta muy completa y potente para que tu hijo/a dé sus primeros pasos como bailarín o bailarina. Además hay otros beneficios y razones por las que le va a encantar venir a clases.

¿Quieres que tu txiki exprese todo su potencial y canalice su energía?

Sabes que tiene la necesidad de expresar y moverse, no para quieto/a. Cada vez que oye música se pone a bailar, a veces incluso inconscientemente. ¡Ay! no puedes evitar pensar que podría ser un o una “gran artista”.

O por lo menos disfrutar de la danza en su día a día. Que no es poco, ya verás.

Todos y todas llevamos un gran artista dentro. Tu txiki no va a ser menos.

¿Por qué pre-ballet?

Aunque la palabra “ballet” suene seria y formal, tú quieres que tu hijo/a se divierta a la vez que aprenda.

Te encantaría que:

  • Crezca su ilusión por la danza
  • Conozca a otros niños del pueblo y de la zona
  • Desarrolle su psicomotricidad
  • Cultive su creatividad
  • Transforme su energía
  • Y que disfrute de esto por el camino

El ballet es la base de todas las danzas occidentales. Por ello es tan importante adquirir los principios básicos desde txikis, que es cuando más y mejor integramos lo aprendido. Es lo natural.

Así que durante las clases de pre-ballet se trabaja a nivel físico, emocional, intelectual y social. Sigue leyendo y descubrirás algunos de los muchos beneficios que tiene iniciarse en la danza a esta edad. Que no son pocos.

Si decide continuar por este sendero en el futuro, habrá adquirido una buena base y dispondrá de herramientas que allanarán su camino como dantzari.

¿Qué le aportará el pre-ballet?

En las clases de pre-ballet, desarrollará todas esas cualidades que ya sabes que tiene. Disfrutando de ellas se sentirá dantzari de verdad. Con la ilusión que eso conlleva.

Conseguirá transformar todo ese “arte” que lleva dentro en danza. Y a su vez, la danza se convertirá en herramienta y aliada, en expresión y evolución, en trabajo físico y emocional.

Los txikis de la casa necesitan moverse, expresar, crear, preguntar… Son pura magia y a esta edad pueden ser, y de hecho son, todo lo que quieran.

¿Qué hará durante las clases? ¿Con quién?

En nuestra escuela, trabajamos con tu txiki para que se atreva a soñar con ser bailarín o bailarina, para que sienta esa emoción incomparable.

Cuando se viste el tutú y se agarra a la barra con la misma ilusión con la que juega con sus amigos, verás que ya disfruta de ese sueño. Porque lo está viviendo.

Recordará siempre su primer contacto con la danza, aprendiendo las posiciones básicas, los giros y los saltos. Las risas con sus profesoras, los ratos con los otros dantzaris. Las ganas de quedarse en la escuela más tiempo.

Y durante las clases, podrás disfrutar de un rato para ti con toda la tranquilidad del mundo porque has dejado a tu txiki en las mejores manos.